CARDENAL CISNEROS OURENSE

Reflexión Tareixa Taboada

Posted on: Abril 27, 2020

Carta abierta a los chicos de 4º ESO del Colegio Cardenal Cisneros de Ourense

Yo era un puente.  Un puente entre lo que tenía que decirte y entre lo que creía que era importante.

Era un puente que creía firme, sobre el barro que amasaba mis cimientos, lluvia y tierra, al fin y al cabo, con ese rango que te da la edad y que no tiene nada de sabio sino la realidad que te acostumbra a cumplir años.

Ese puente que creía ser firme, capaz de resistir tu peso y el mío. Un puente capaz de enseñarte que con unos cimientos firmes puedes llegar a construir castillos en el aire. A ser libre, a crear, a imaginar. Yo era un puente entre lo que yo creía que sabía y lo que tú me enseñas. Quería que cambiases un mundo que yo no cambié, trasladarte una responsabilidad innecesaria. Quería decirte que soy de esa generación que creció derrumbando muros, esos que cuando naciste construyeron. Una generación capaz de creer en la libertad de pensar que el mundo era más ancho que nuestra cadera. Un mundo en el que se podía, un mundo que habría que conservar aunque nosotros pudriésemos los ríos, contaminásemos mares y océanos, envenenásemos la tierra, enlatásemos el aire, recluyésemos la memoria de nuestros mayores en perreras para ancianos, matásemos a los animales. Nos creíamos mejores, pero no lo somos. Pobres marionetas de lo que hemos creado, androides sin humanidad, sin tiempo. Un mundo que estaba tan lleno de magia como el espectáculo de nuestras promesas.

Yo era un puente, o al menos así lo creía. Quería que pasases a través de mí, sostendría tus pies sobre mis hombros para que edifiques un universo infinito sin trampas ni límites. Quería sacarte las piedras del camino aunque los escollos nos hacen reflexionar si es ese el camino correcto o al menos es la trayectoria que queremos trazar, si lo que ansiamos es lo que queremos.

Yo era un puente o al menos así lo creía entre tu mundo y el mío y he descubierto que no es tan diferente.

Un puente de distintas direcciones. Un puente que nos une y NO separa. Un puente capaz de soportar embistes y el tiempo y temporales, bañado por el sol y las estrellas. Un puente de luz y sombras porque en la oscuridad siempre se encuentra un faro lúcido capaz de cambiar nuestra trayectoria de boomerang.

Y ahora pienso que la que cruza tambaleante y con miedo soy yo ese puente. Ese puente iluminado de ilusión y colaboración que me comunica contigo y con el mundo y que construyes tú cada día.

El puente eres tú. El dueño del mundo que vendrá, sois los dueños del mañana.

Derrumbad los muros y edificad puentes.

Gracias por todo lo que me enseñáis.

Hoy mi aplauso es para ti.

Un abrazo enorme.

Tareixa Taboada

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

O noso cole

Follow CARDENAL CISNEROS OURENSE on WordPress.com

Contador

  • 197.131 visitas
A %d blogueros les gusta esto: